ALBERDANIA
Alberdania
Liburuak
Egileak
Itzultzaileak
Banatzaileak
Itzulpen eskubideak
Erosketa saskia
Nire kontua
Albistegia
Prentsa-ebakinak
Argitaratze zerbitzuak
Harpidetu,
Alberdaniaren albistegia e-postaz jasotzeko.
RSS
Gure berri guztiak kontsulta ditzakezu.
 
 
Norbaiti bidali
Orria inprimatu
 
Hasiera   Bilatzailea   Dios nunca reza
  Liburuak
Azala handitu

Dios nunca reza

Patxi Irurzun

Bilduma: Alga

FormatoFormatoa
20,50 x 14,30 cm.
Páginas150 orrialde

Lehen argitaraldia: 2011
Azken argitaraldia: 2011
ISBN paperezko edizioa: 978-84-9868-319-6
ISBN digitala (ePUB): 978-84-9868-341-7

Erosketa aukerak

Icono ayuda Paperezko edizioa

17 €

Bidaltze gastuak ez daude barne

Erosi

Icono ayuda Edizio digitala

9,89 €

 “Así que también intentamos engañarla, para hacer creer a esta casa rencorosa y posesiva que no tenemos que trasladarnos dentro de unos días, que todavía hacemos lo que se hace con las casas, llenarlas de cacharros inútiles, como retales de una vida que se va consumiendo y renovando día a día”.

Un verano, el de 2008, desfila por las páginas de este diario de Patxi Irurzun, escrito con una fiereza solo equiparable a su ternura.
Contiene, en efecto, la fiera crónica cotidiana de un ser humano que desea y persigue la verdadera vida en todas y cada una de las rendijas de la existencia y de sus múltiples escenarios. Sus anotaciones son entonces afiladas, pero también empáticas. Contempla y relata, pero, al mismo tiempo, se implica y vive. He ahí la clave.
La ternura se cuela en las páginas de este diario tanto cuando Irurzun habla de su entorno afectivo, de su hijo nacido antes y de su hija, cuyo nacimiento nos relata en directo, de su compañera, de sus amigos, de su cosmos, como cuando nos habla de esos seres que lo que denominamos “sistema” expulsa de su interior como materia inservible, ya deglutida, digerida y amortizada…
Esta crónica cotidiana, que bien podría haberse titulado Diario de mudanzas, recorre un trayecto vital que se inicia, efectivamente, con la perspectiva de una mudanza de domicilio, y acaba en una mudanza mucho más agria: el despido.
Entre ambas mudanzas, Irurzun nos ofrece todo un mundo en sus múltiples y, a menudo, crueles manifestaciones.
Dios nunca reza trae, sin duda, un aire radicalmente nuevo a la escritura del yo y de la memoria.
 

Liburuaren prentsa-ebakinak

 
Copyright © 2017 Alberdania
  adimedia-k garatua